Motivación en el deporte

Construir relaciones de equipoEntrenamiento y orientación

Cómo motivar eficazmente a un equipo es una habilidad crítica para cualquiera que trabaje con equipos deportivos. Lograr la excelencia en el deporte requiere más que habilidad técnica. Se debe cultivar la actitud correcta —una mentalidad ganadora— y el primer paso es aumentar la conciencia de uno mismo.

No hay dos personas que encuentren la motivación (o el desaliento) exactamente en la misma combinación de factores, por lo que no podemos suponer que una estrategia de captación va a resonar en todos los miembros del equipo.

Si bien los atletas individuales pueden tener sus propias estrategias de preparación particulares, el equipo de apoyo tiene una tarea central en identificar y gestionar las relaciones entre los diferentes estilos personales que se presentan dentro de los equipos y deben trabajar en forma colectiva para adaptar los estilos de entrenamiento a las necesidades de cada uno.

El conocimiento es poder

Más allá de la disciplina, el compromiso y la habilidad innata, la clave para un alto rendimiento en el deporte yace en la fortaleza mental, sin embargo algunos no comprenden exactamente cómo su mente puede afectar su camino al éxito. ¿Cómo pueden nuestros rasgos psicológicos particulares hacer la diferencia entre presentarse a una carrera y ganarla?

El conocimiento es poder, especialmente si debe manejar un bajo rendimiento o el desánimo. Cuanto más conoce y comprende a su equipo, más chances tiene de mejorar lo que podría ser la diferencia entre desempeños para medalla de oro y de plata.

Poder identificar con precisión las fortalezas y cómo alimentarlas podría darle ventaja a alguien. Identificar las limitaciones específicas del comportamiento que podrían estar impidiendo que alguien alcance su potencial podría transformar su desempeño. Comprender el estilo de comunicación preferido por un atleta podría ayudarle a usted a comunicar sus indicaciones de corrección en el estilo que cada persona comprende y al que reacciona positivamente.

Dos dueños del desempeño

Si usted trabaja junto con sus atletas para identificar su propias características personales y establecer cómo es probable que se comporten bajo presión, les da autoridad para autogestionarse e, incluso, automotivarse, ya que en verdad comprenderán qué puede ayudarlos o entorpecerlos.

Muchas personas tienden a dictar lo que está bien o mal respecto de la actitud de alguien, de su comportamiento o rendimiento, llevándolo al punto de decirle qué hacer. Si bien esta metodología puede funcionar para algunas personas, ciertamente no satisface a todos. ¿La respuesta? Los dos dueños del desempeño.

Construir confianza

El sentimiento de confianza que se genera cuando los atletas tienen el control de su propio rendimiento es uno de los motores más poderosos de la motivación tanto para los atletas individuales como para los equipos.

Creemos firmemente en el poder de la confianza. Si un atleta o equipo siente que quienes lo rodean confían en él, es probable que se sienta fortalecido para demostrarles que esa confianza está bien brindada. Es una ecuación simple: cuanto más confianza hay en una relación, más altos son los niveles de motivación.

El proceso de construir confianza nuevamente se asienta en la comprensión. Aquí es donde resulta esencial cavar más hondo, ya que así es posible descubrir rasgos emocionales en las personas que podrían brindarle a usted información fundamental para saber cómo le responderán como entrenador, líder o capitán.

En pocas palabras, un entrenador que sabe relacionarse con su equipo y comprender qué los mueve y motiva tiene todas las herramientas que necesita para convertir un equipo bueno en excelente.