Orientación vocacional y profesional

RetenciónContratación y desarrollo

Una orientación de estudio y profesional eficaz implica muchísimo más que solo observar las habilidades duras y el conocimiento de materias. Los estudiantes que conozcan las fortalezas de su comportamiento tendrán la confianza y concentración para trabajar en pos de un futuro brillante. Por lo tanto, ¿cómo puede brindar consejos imparciales a sus estudiantes para que hagan elecciones informadas hacia los objetivos correctos para ellos?

Elecciones de estudio

Es importante que cada estudiante individual elija el camino correcto para él, ¿pero cómo identificar lo que es más adecuado para su potencial? Desde decisiones relativas a la elección de materias hasta la progresión hacia la educación terciaria, la capacitación o el empleo, no sorprende que algunos estudiantes se sientan abrumados.  ¿Qué puede hacer usted para ayudarlos a tomar decisiones informadas?

Ayudar a sus estudiantes a identificar y comprender sus fortalezas les permite orientar sus decisiones respecto de materias o cursos.

¿En qué son buenos? ¿Qué materias combinan mejor con estas fortalezas? Al hacer conocer a sus estudiantes su comportamiento, les da las herramientas para comenzar a responder preguntas como estas.

Aprender sobre sí mismos también les ayuda a elegir el entorno de aprendizaje correcto para ellos. ¿Cómo les gusta aprender? ¿Serían más apropiados para un centro de estudio que tienda mucho al estudio autodirigido, o trabajarían mejor con más horas de clase en persona? Los estudiantes podrán responder mejor a estas preguntas fundamentales si conocen más profundamente cómo obtener lo mejor de sí mismos.

Orientación profesional

A menudo, la orientación profesional tradicional brinda asistencia sobre cómo escribir un CV, las habilidades para mantener entrevistas y similares, pero suele no tener en cuenta las preferencias de comportamiento del individuo, que pueden tener un papel fundamental respecto de si son apropiados para una carrera en particular o no.

Al igual que con las elecciones de estudio, las decisiones sobre qué carrera seguir pueden ser más fáciles si se conoce el comportamiento.

Los estudiantes que saben dónde yacen sus fortalezas estarán mejor preparados para identificar la carrera correcta para ellos y comenzar a dar pasos hacia ella. Al conocer en qué son buenos y comprenderse a sí mismos, los estudiantes con conciencia de sí tienen la confianza y motivación necesarias para encaminarse hacia sus metas.

Identificar a qué carrera dedicarse es solo el comienzo. Por eso, ¿cómo les da a sus estudiantes las herramientas que necesitan para convertirse en adultos confiados y maduros que se destaquen en el lugar de trabajo?  Al ayudar a los estudiantes a entender cómo se comportan y por qué lo hacen de ese modo, les permitirá modificar su comportamiento y comunicación para adaptarse a cualquier situación.