Logros

Desarrollo del equipo de liderazgoComportamiento

Todas las clases están formadas por alumnos que tienen diferentes estilos de aprendizaje. Por lo tanto, ¿cómo asegurarse de crear un entorno de aprendizaje que ayude a cada alumno a perseguir metas que sean alcanzables para ellos, de la mejor manera posible (para ellos)? Conocer a sus alumnos le ayuda a posicionarse y a personalizar el aprendizaje de la manera correcta para todos los niveles y fortalezas dentro del grupo.

Adaptarse a distintos estilos de aprendizaje

Es importante tener en cuenta cómo prefieren comunicarse cada uno de sus alumnos, qué los motiva y dónde yacen sus fortalezas cuando usted enseña. Por ejemplo, algunos estudiantes prefieren trabajar en grupo y entre ellos es probable que encuentre algunos líderes por naturaleza. Otros gustan de confeccionar notas detalladas que les permitan una reflexión posterior. 

Actuar de manera diferenciada en la clase brinda a cada estudiante la mejor posibilidad de manejar su propio aprendizaje y progreso.

Elaborar un perfil de sus alumnos le permitirá conocer cómo prefieren trabajar, lo que suele ser difícil de conseguir de otra manera. Una vez que usted conozca la mezcla de estilos de trabajo preferidos, estará en una mejor posición desde la que planificar y manejar el progreso y los logros en las tareas propuestas, el armado de grupos que usted decida y el apoyo que ofrezca, lo que contribuirá a crear un entorno de aprendizaje positivo e inclusivo.

Estimular el estudio autónomo

El estudio autónomo suele ser un desafío para la mayoría de los alumnos, incluso para los más motivados y enfocados, ¡pero no tiene por qué ser así! Al hacer que los alumnos conozcan profundamente el modo en que les gusta trabajar y cómo se motivan mejor, podrá estimularlos y enseñarles a administrar su tiempo, planificar sus objetivos e identificar sus necesidades de apoyo. Esto mostrará más claramente a los docentes dónde invertir su tiempo.

Alentar la automotivación

¿Cómo puede ayudarlos a estar motivados y enfocados?

Como docente, hay tanto que puede hacer para ayudar a un estudiante a obtener lo mejor de sí. La responsabilidad de apropiarse de su educación y de su futuro es de cada estudiante.

Todas las personas tienen fortalezas, pero quizás les resulte difícil identificarlas, en especial si aún son jóvenes y están desarrollando su carácter y su confianza. Elaborar un perfil de los alumnos les ayuda a reconocer sus fortalezas y a usarlas para su provecho. Ayudar a los alumnos a comprender en qué son buenos y cómo eso puede ayudarles en la escuela y en la vida, estimula su confianza y les da impulso para trabajar por sus metas.