Cambio de carrera a los 30

Consejos para desarrollo de la personalidadPlantilla para plan de desarrollo personal

Considerar un cambio de carrera a los 30 puede resultar escalofriante. Con un buen número de años de experiencia laboral sobre su espalda quizás sienta que apenas acaba de empezar su primera carrera. O tal vez estudió pasados los 25 y después de unos pocos años en la carrera para la que ha trabajado desde la escuela, se siente desinteresado y desilusionado.

Es difícil dar los primeros pasos en el trabajo después de los estudios; asegurarse el primer 'buen trabajo' y después subir un peldaño a un segundo, quizás un tercer empleo y más allá. Además de esto, probablemente tenga más compromisos que los que tenía cuando se inició: cuentas por pagar y una familia que atender. Decidir probar algo diferente a los 30 que todo su trabajo arduo ha sido en vano y que necesita empezar nuevamente desde cero.

No tenga miedo. Sin dudas con los años ha desarrollado habilidades transferibles y su experiencia le habrá enseñado mucho sobre lo que quiere de un empleo y lo que no.

Usted sabe más sobre sí mismo que nunca antes y, por lo tanto, está mucho mejor preparado para tomar decisiones en su carrera. Lo reconozca o no, en el entorno laboral usted a los 30 probablemente sea muy diferente de usted a los 18.

Piense detenidamente en por qué siente que necesita un cambio de carrera e identifique las razones exactas por las que quiere dar el paso. ¿No se siente realizado en su trabajo? ¿Quiere ganar más dinero? ¿El trabajo le ocupa toda la vida? ¿Le faltan incentivos? ¿Le disgustan sus colegas? Tome nota de sus razones para partir. Piense en qué aspectos del trabajo disfruta, si es que los hay. Quizá haya una o dos tareas que en realidad le guste hacer, o tal vez lo mejor de su empleo sea conversar con sus colegas en la cafetería. También piense en aquello que sea insoportable. Igual que en lo anterior, pueden ser tareas específicas, o quizás sea la sensación de que en el trabajo son todos lerdos. (¿Es esto????) Tome nota de sus pensamientos.

Trace un mapa de todas las habilidades que ha desarrollado a través de los años. Muchas como la negociación y la comunicación a diversos niveles de una compañía, son habilidades importantes para muchos puestos. Identifique cuáles de estas habilidades son sus mayores fortalezas. Conocer qué es lo que usted tiene para ofrecer a una organización aumentará su confianza al igual que anunciar qué tipo de trabajo le permitirá florecer. Al reunir todas estas ideas, tendrá una visión clara de sus preferencias y podrá armar una plantilla a partir de la cual comenzar a idear su próximo empleo.

Habiendo comprendido qué está buscando, vuelva a considerar si la solución es un cambio de carrera. ¿Trabajar en una organización o industria diferente, con otros valores, mejoraría su vida laboral? Si usted ama la empresa pero odia su trabajo, ¿podría cambiar de departamento? ¿Existen proyectos en los que podría participar que le den una idea de cómo podrían ser otros empleos?

¿Sigue convencido de que la elección de carrera es el problema? Empiece a planificar su estrategia de retirada. Evalúe qué caminos alternativos podría tomar y cómo podría investigarlos. Hable con personas que cumplen otras funciones, haga trabajo voluntario o tome un curso corto. ¿Podría trabajar a medio tiempo en su empleo actual de modo que también pudiera trabajar a medio tiempo en un campo nuevo? ¿Podría trabajar en forma independiente?

Cambiar de carrera a los 30 no es algo malo; hoy en día, cambiar de carrera es lo normal. A la edad de 30 años, se suele tener una visión más clara de quién se es y de qué se espera de la vida. Esto podría en verdad ayudarlo a hacer una elección informada sobre su próxima carrera, algo que quizás no haya podido hacer en la adolescencia o a los 20 años.

Disfrute del proceso, entusiásmese con las posibilidades y ¡quizás dentro de 10 años esté listo para otro cambio!