Motivación en el deporte

Crear relaciones en el equipoCoaching y mentoring

Cómo motivar eficazmente a un equipo es una habilidad fundamental para cualquier persona que trabaja con equipos deportivos. Lograr la excelencia en el deporte requiere más que capacidad técnica. Es necesario cultivar la actitud correcta – una mentalidad ganadora – y el primer paso es aumentar el autoconocimiento.

No hay dos personas que estén motivadas (o desmotivadas) por exactamente la misma combinación de factores, por lo que no podemos asumir que una estrategia de compromiso vaya a tener impacto en todos los miembros del equipo.

Mientras que los deportistas individualmente pueden tener sus estrategias de preparación únicas, el personal de apoyo desempeña un rol fundamental para identificar y gestionar las relaciones entre los diferentes estilos personales dentro de los equipos y deben trabajar colectivamente para adaptar los estilos de entrenamiento adecuándolos a las necesidades de cada uno.

El conocimiento es poder

Más allá de la disciplina, el compromiso y la capacidad innata, la clave de un alto rendimiento en el deporte reside en la fortaleza mental y, sin embargo, todavía algunos tienen una falta de comprensión de cómo puede su mente afectar en su camino hacia el éxito. ¿Cómo pueden nuestros rasgos psicológicos únicos marcar la diferencia entre participar en una carrera o ganarla?

El conocimiento es poder, especialmente si hace falta hacer frente a un bajo rendimiento o una moral baja. Cuanto más sepa y entienda de su equipo, más posibilidades tendrá de realizar mejoras que puedan marcar la diferencia en el rendimiento.
 

Siendo capaz de identificar con precisión las fortalezas y cómo cultivarlas podría dar a la persona una ventaja competitiva. Identificar limitaciones específicas de comportamiento que puedan estar impidiendo que una persona alcance su pleno potencial podría transformar su rendimiento. Conociendo el estilo de comunicación preferido del deportista, podría ayudarle a comunicar las necesidades correctivas en el estilo para que cada persona entienda el mensaje y reaccione positivamente a él.

Propiedad compartida del rendimiento

Si trabaja junto a sus deportistas para identificar sus propias características personales y establecer cómo es probable que se comporten bajo presión, puede capacitarles para la autogestión e incluso la automotivación, porque realmente entenderán qué puede ayudarles o causarles dificultades.

Muchas personas tienen tendencia a dictar qué está bien o mal con la actitud, el comportamiento o el rendimiento del individuo, guiándoles hasta el punto de decirles qué es lo que tienen que hacer. Mientras que este enfoque puede funcionar para algunos, ciertamente no satisface a todos. ¿La respuesta?. La propiedad compartida del rendimiento.

Generar confianza

La sensación de confianza que se crea cuando los deportistas tienen el control sobre su propio rendimiento es uno de los factores más determinantes de la motivación tanto de los deportistas individualmente como de los equipos.

Creemos firmemente en el poder de la confianza. Si un deportista o un equipo siente la confianza de quienes le rodean, es probable que se sientan capaces de demostrar que esta confianza está bien ganada. Es una ecuación muy simple; cuanto más confianza haya en la relación, mayores serán los niveles de motivación.
 

El proceso para generar confianza nos lleva de nuevo a la comprensión. Aquí es donde es fundamental profundizar, ya que pueden descubrirse rasgos emocionales dentro de los individuos que podrían darle una información crítica sobre cómo pueden responderle como entrenador, líder o capitán.

En pocas palabras, un entrenador que pueda relacionarse con su equipo y conocer qué les empuja y les motiva, tiene todas las herramientas que necesita para que el equipo pase de ser bueno a ser excelente.