Coaching y mentoring

Motivación en el deporteDesarrollo del potencial de rendimiento

Hay una gran cantidad de entrenadores apasionados con grandes habilidades técnicas, tácticas y físicas, sin embargo todavía hay muchos que no tienen ese enfoque holístico que puede mantenerlos en la vanguardia en un mundo tan cambiante como el del deporte. Habiendo entrenadores que consiguen resultados de manera diferente, ¿qué hace que alguien sea realmente un gran entrenador?

Como dijo una vez el entrenador de baloncesto Mike Krzyzewski "un error común entre aquellos que trabajan en el deporte es emplear una cantidad desproporcionada de tiempo en las tácticas comparado con el tiempo que dedican a aprender sobre la gente." ¿Cómo puede asegurarse de estar maximizando sus programas de coaching y mentoring y de centrarse en el 'quién' en lugar de en el 'qué'?

Nuestro trabajo con entrenadores de élite a nivel nacional e internacional ha puesto de relieve algunos temas clave que diferencian a los mejores del resto.

¿Con quién está trabajando?

¿Qué sabe acerca de la persona que hay detrás del deportista? ¿Cuáles son sus motivadores y sus preferencias de comunicación? ¿Es consciente el impacto que tiene en los demás?.

En Thomas nos apasiona potenciar tanto el autoconocimiento como el conocimiento de los demás y la combinación de ambos es muy poderosa. Con el fin de comprender a sus deportistas, primero debe ser capaz de conocerse a sí mismo. ¿Por qué se comporta y se comunica de la forma en que lo hace?

La elaboración del perfil de comportamiento descubre las características preferidas de sí mismo y de sus deportistas, ofreciéndole la posibilidad de desarrollar un conocimiento profundo de su impacto en los demás, así como el de sus deportistas. Las evaluaciones de inteligencia emocional pueden ayudarles a profundizar para descubrir dónde se originan los comportamientos y los motivadores.
 

En lugar de asumir que sus deportistas creerán en su filosofía o que su estilo de entrenamiento funciona para todos, un mayor conocimiento de sí mismo y de los demás le permitirá considerar cómo prefiere cada deportista comunicarse y compararlo con sus propias preferencias, creando un ambiente abierto y de confianza que sí funciona para todo el mundo.

¿Son compatibles?

¿Por qué no llevar esto un paso más allá y descubrir su compatibilidad con sus deportistas, compañeros entrenadores o mentores?, ¿tienen afinidades?, ¿hay potenciales frustraciones que puedan surgir?.

A través de un análisis comparativo de los comportamientos que se muestran dentro del equipo o en la relación con el entrenador, puede descubrir una necesidad de modificar su comportamiento para maximizar el rendimiento tanto suyo como de sus deportistas o entrenadores. Esta reflexión podría cambiar la manera en la que usted y sus deportistas entrenan y en última instancia rinden.

¡No olvide el feedback!

La evaluación, tanto del deportista como del entrenador, es un elemento fundamental para el desarrollo y el éxito. Cada individuo debe compartir la responsabilidad de su superación personal y ser responsable de las funciones que desempeña. Para que un entrenador deportivo sea realmente efectivo con todas las personas con las que trabaja, debe estar abierto al feedback y estar dispuesto a revisar su estilo y su dirección de los deportistas.

Capacite a sus deportistas para que compartan sus ideas y ayuden a encontrar sus propias soluciones, escuche activamente el mensaje (emocional) real en sus respuestas y fomente que le den feedback. Es probable que las mejores ideas las tengan ellos mismos.
 

¡El feedback no tiene que ser una amenaza!. Con las herramientas adecuadas, este análisis puede ser objetivo y libre de confrontaciones y siempre debería implicar un círculo de información bidireccional. El feedback 360 grados proporciona una potente y perspicaz visión del rendimiento y se puede usar tanto en el desarrollo de deportistas como de entrenadores para descubrir potenciales áreas de mejora.

El tema común aquí es la adaptabilidad, la comprensión y la capacidad para tener un enfoque holístico. Estas competencias, por encima de las técnicas tradicionales de entrenamiento y de las habilidades físicas, pueden marcar realmente la diferencia entre un buen entrenador y uno excelente.