Retención

ComportamientoOrientación de estudios y carreras

La retención preocupa cada vez más a las instituciones educativas, especialmente en enseñanza superior. ¿Cómo asegurarse de tener a los alumnos adecuados en los cursos apropiados?. Los perfiles de comportamiento ayudan a los estudiantes a elegir el curso y el entorno de aprendizaje adecuados para ellos y les ayuda a identificar posibles factores que pueden contribuir a que abandonen.

Elegir el camino correcto

Decidir estudios o carrera nunca es sencillo, por lo que ¿cómo puede ayudar a los alumnos a elegir el camino adecuado para ellos, que a su vez mejorará la retención?

Conocer la manera preferida de comportarse y trabajar del alumno significa que usted puede colaborar con él para unir ese comportamiento con el curso apropiado.
 

Cada materia o curso tiene diferentes exigencias de comportamiento, por lo que es crucial encontrar el ajuste adecuado. Los estudiantes que tienen el conjunto de habilidades y el estilo de trabajo adecuados para el curso, con mayor probabilidad permanecerán implicados durante la duración del mismo dentro del colegio o universidad.

Mejorar el autoconocimiento entre sus alumnos también les dará la seguridad y la motivación para trabajar hacia las metas apropiadas para ellos. Comprenderán sus fortalezas y cómo usarlas para trabajar hacia un brillante futuro.

Mantenerles

Tienen a los alumnos adecuados en los cursos apropiados, pero ¿cómo mantenerles? ¿cómo puede estar seguro de que está ofreciéndoles la mejor ayuda para que sigan implicados y rindan a su verdadero potencial?

Conociendo la manera en la que se comportan sus alumnos y sus fortalezas y áreas a trabajar, puede adaptar el apoyo que mejor se ajuste a ellos.
 

Estará completamente preparado para modificar la manera de enseñar, de aprender y de evaluar para adaptarlo a su grupo de alumnos. Se pueden identificar fácilmente las áreas individuales de desarrollo y ofrecer el apoyo apropiado para promover el compromiso con sus estudios.

Cada alumno responderá de manera diferente a los métodos de gestión del comportamiento, por lo que conociendo cómo prefieren comunicarse y qué les motiva y desmotiva, será capaz de modificar su estilo de gestión del comportamiento para sacar lo mejor de sus alumnos. Los estudiantes también pueden usar la información sobre su comportamiento para mejorar por sí mismos sus conductas – los alumnos con autoconocimiento comprenden el impacto que tienen sus comportamientos en los demás y saben cómo automotivarse.

Mejorar el comportamiento y reducir el número de expulsiones, referencias negativas y abandonos, mejora la implicación. El resultado es un grupo de alumnos comprometidos y motivados que está en el camino correcto para ellos y que saben cómo usar sus fortalezas para alcanzar sus objetivos.