Cambio de carrera a los 30

Consejos para el desarrollo de la personalida...Ejemplo de plan de desarrollo personal

Pensar en un cambio de carrera a los 30 puede ser una perspectiva aterradora. Con ya una dilatada experiencia laboral, puede sentir que sólo acaba de empezar en su primera carrera. O quizás ha realizado sus estudios no hace mucho y con pocos años de carrera ya se ha dado cuenta de que se siente desilusionado o poco comprometido.

Comenzar en el mundo laboral después de los estudios es duro; conseguir su primer "buen trabajo" y mejorar a un segundo, quizás a un tercero y más allá. Además de esto, probablemente tenga más responsabilidades que cuando empezaba – facturas que pagar y una familia que cuidar. Decidir hacer algo diferente a los 30 puede hacerle sentir que ha malgastado todo el trabajo duro que hizo y que tiene que empezar de nuevo de cero.

No tenga miedo – sin duda habrá desarrollado habilidades transferibles durante estos años y su experiencia le ha enseñado qué es lo que quiere de un trabajo y qué no.

Ahora sabe mucho más sobre sí mismo que nunca antes y, por tanto, está más capacitado para tomar decisiones sobre su carrera. Tanto si es consciente o si no, usted es bastante diferente a los 30 que a los 18 en el entorno de trabajo.

Piense detenidamente sobre por qué cree que necesita un cambio de carrera y determine exactamente las razones por las que quiere cambiar. ¿No le llena su trabajo? ¿quiere ganar más dinero? ¿el trabajo está empezando a controlar su vida? ¿no está estimulado? ¿no le gustan sus compañeros?. Anote las razones para cambiar. Considere qué partes del trabajo le gustan. Quizás hay una o dos tareas que realmente le gusta hacer o quizás la mejor parte de su trabajo es hablar con los compañeros en la hora del café. Piense también en las partes del trabajo que le resultan insoportables. Pueden ser tareas específicas o la expectativa que hay de que todos trabajen hasta tarde. Anote sus reflexiones.

Intente elaborar una lista con todas las habilidades que ha desarrollado durante estos años. Muchas tales como comunicarse en diferentes niveles de la organización y la negociación, serán habilidades que son relevantes en muchos puestos. Identifique cuáles de estas habilidades son sus mayores fortalezas. Saber qué es lo que puede ofrecer a una organización mejorará su confianza y le dará una idea del tipo de trabajo que le permitirá crecer. Recopile estas ideas para tener una visión clara de sus preferencias y tener una plantilla a partir de la cual comenzar a pensar en su próximo puesto.

Teniendo claro lo que busca, reconsidere si un cambio de carrera es la mejor solución. ¿Trabajar en una empresa o sector diferente con otros valores mejorará su vida laboral?. Si le encanta su empresa pero odia su puesto de trabajo, ¿podría pasar a otro departamento? ¿hay proyectos en los que se puede involucrar que le puedan dar una idea sobre cómo sería trabajar en otro puesto?.

¿Sigue convencido de que la elección de la carrera es el problema? Comience planificando su estrategia de salida. Considere los diferentes caminos alternativos que podría tomar y cómo podría explorarlos. Hable con personas que desempeñen otros roles, realice un voluntariado o realice un curso breve. ¿Puede seguir en su puesto con una jornada parcial para tener tiempo para explorar un nuevo campo? ¿podría intentar ser freelance?

Hacer un cambio de carrera a los 30 no es algo malo – en estos tiempos, cambiar de carrera es algo normal. A los 30 normalmente tiene una visión mucho más clara de quién es y qué quiere para su vida. Esto realmente puede ayudarle a tomar una decisión fundamentada sobre su próxima carrera – algo que no habría sido capaz de hacer cuando era más joven.
 

¡Disfrute del proceso, vea las posibilidades con entusiasmo y dentro de otros 10 años puede que esté listo para otro cambio!