Gestión del talento

Planificación de sucesionesTrabajo en equipo

El talento es el activo más importante de cualquier organización. Una buena estrategia de talento produce empleados más comprometidos, mejora el desempeño y tiene un gran impacto en los resultados finales. Nuestras soluciones le ayudarán a implementar una estrategia que cumpla con sus objetivos.

Con la constante aceleración de los cambios en el mundo de los negocios y la competencia por seleccionar y retener a los mejores talentos, tener una fuerte estrategia de gestión del talento debería estar entre las cuestiones prioritarias de la agenda de su organización. Seleccionar y retener a los mejores en el lugar adecuado y el momento oportuno nunca ha sido más difícil.

El resultado de una investigación muestra que las organizaciones con una importante estrategia de gestión del talento son un 31% más eficaces consiguiendo el compromiso de los empleados y tienen sólo un 1% de tasa de rotación entre su personal con alto desempeño. 

Deloitte

¿Sabe realmente lo que necesita su organización para poner en práctica su estrategia y alcanzar sus objetivos? ¿puede demostrar que su departamento contribuye al rendimiento financiero general de la compañía a través de unos empleados bien ajustados y eficazmente dirigidos?

La habilidad gira en torno al hecho de que lo que se considera "talento" es exclusivo para esa organización, especialmente cuando apoya directamente una prioridad estratégica específica. Ya sea tratando de desarrollar a la actual plantilla o intentando atraer nuevos talentos, necesitará definir “qué es tener talento” en el contexto de su propia organización y clasificar a sus empleados según una matriz de desempeño y potencial. Este proceso de benchmarking proporciona una imagen clara de su flujo de talento.

¿Cómo asegurarse de tener una estrategia de talento ganadora?


La clave para el éxito real es alinear la estrategia con los objetivos de la organización, permitiéndole estar un paso por delante de sus competidores, preparado para competir en el mercado y enfrentarse a las nuevas oportunidades que puedan surgir. Esto también significa que estará capacitando a sus empleados para tener éxito, garantizando que estén preparados y que sean capaces de cumplir los objetivos generales.

Saber lo que el negocio necesita para tener éxito es el primer paso para implantar y mantener a las personas más apropiadas y con más talento. Una estrategia global de talento no se centra sólo en las nuevas contrataciones, abarca todo el ciclo laboral del empleado, incluyendo la formación o la redistribución de los recursos existentes para cumplir lo planificado sin incurrir en grandes costes.

Algunos de los componentes clave de su estrategia de talento deberían incluir:
 

  • Alineación con la estrategia del negocio
  • Selección
  • Aprendizaje y desarrollo
  • Gestión del desempeño
  • Recompensas y reconocimiento
  • Desempeño organizacional
  • Planificación de sucesiones

Una vez claros los objetivos y la dirección estratégica de su organización, estará en posición de comenzar a pensar en qué habilidades y experiencia se requieren.

El siguiente paso es identificar el talento que tiene en su compañía y crear un punto de referencia (benchmark). En Thomas recomendamos evaluar los perfiles de su personal para permitirle explorar y clasificar las competencias, las fortalezas, las habilidades duras y blandas y las necesidades de formación de cada individuo.

A raíz de su análisis, tendrá los datos necesarios para comenzar a conocer realmente a su plantilla. ¿Qué les motiva? ¿cómo les gusta trabajar? ¿cuáles son sus fortalezas y sus áreas de mejora? ¿cómo les gusta comunicarse?. Ser capaz de responder a este tipo de preguntas ofrece la oportunidad a los líderes de ser capaces de adaptarse a las preferencias de los miembros de su equipo y delegar proyectos que aprovechen al máximo las fortalezas de cada individuo. Asignar una tarea al empleado más apropiado para ella significa que estará más satisfecho en su puesto, que se incrementarán la productividad y el compromiso y que, a cambio, la organización como conjunto se beneficie de una plantilla más feliz y productiva, lo que hará que sea más probable que los empleados se quieran quedar en la empresa y progresar dentro de ella.

Esta información también le ayudará a evaluar cualquier necesidad de desarrollo dentro de la organización, por lo que las nuevas selecciones podrían estar encaminadas a cubrir esas carencias identificadas.

Una estrategia de talento adecuadamente alineada puede necesitar un apoyo adicional para su implementación, como puede ser la gestión del cambio y la formación y desarrollo. Implementar una nueva estrategia de talento puede impulsar un proceso de cambio, por lo que habrá que planificarlo cuidadosamente valorando la disposición al cambio, identificando cualquier barrera y creando un plan para suavizar la transición. Para lograr el máximo valor de su inversión en la estrategia de talento, sus directores deben estar motivados y completamente formados en las nuevas herramientas y procesos, por lo que las necesidades de formación y desarrollo irán más allá de las identificadas dentro de la estrategia.

Un enfoque global único para su gestión de talento no llevará a tener éxito. Es fundamental valorar a sus empleados como individuos y conocer sus necesidades específicas. Nuestras soluciones le ayudarán a desarrollar, dar forma e implantar una estrategia que cumpla los objetivos de su organización.