Desarrollo de la fuerza de trabajo

Desarrollo del potencial de desempeñoPsicología en el deporte

Una fuerza de trabajo cualificada y comprometida es un componente fundamental en cualquier entorno, ya sea una gran corporación o un equipo deportivo. Desde el representante en un día de partido hasta los analistas de rendimiento, todos cumplen una función en el cumplimiento de los objetivos de una organización. Desarrollar una fuerza de trabajo que puja por el éxito es básico para mejorar el desempeño general.

Sus atletas y equipos pueden alcanzar la gloria en la cancha o en la pista, pero su éxito se basa en mucho más que su desempeño de ese día. Todo un equipo de apoyo, entrenadores, fisioterapeutas y personal administrativo, suele ser la columna vertebral del desempeño deportivo. Sin una fuerza laboral dedicada y cualificada, correría el riesgo de no alcanzar sus objetivos.

Aquí en Thomas, creemos que invertir y concentrar su tiempo en unas pocas áreas, lo conducirá firmemente al éxito. Entonces, ¿qué medidas puede tomar para mejorar la estrategia de desarrollo de su fuerza laboral?

Contrate a los talentos correctos

El mejor momento para poner a su equipo de trabajo en la pista correcta es al comienzo. Empiece por la etapa de búsqueda y contratación, hasta la incorporación y el desarrollo, para asegurarse de contar con las personas correctas en las funciones correctas; de este modo fundará bases sólidas para el éxito.

Tenga en cuenta los objetivos de su organización; ¿está buscando entrenadores que se enfocan más en la participación que en el desempeño? ¿O piensa llevar al equipo a un nivel de elite? Una vez que tenga trazado un curso de acción claro, podrá buscar al tipo de personas más apropiadas para alcanzar estos objetivos, y también las habilidades y el comportamiento necesario. La elaboración de perfiles para los puestos de trabajo le ayudarán a determinar las características ideales para una función y combinados con perfiles de comportamiento le permitirán analizar si tiene a las personas correctas en las funciones correctas.

Cree un equipo de liderazgo fuerte

Las personas abandonan a los gerentes no a las compañías. Un liderazgo fuerte ayuda a las organizaciones a alcanzar sus metas. ¿Pero cómo es posible asegurarse de tener a los líderes correctos que den poder a su fuerza laboral (ya sean atletas o equipo de apoyo) y, en consecuencia, produzcan resultados?

La diferencia entre un líder aceptable y un líder excepcional suele yacer en la inteligencia emocional. Los líderes emocionalmente inteligentes suelen tener más conciencia de sí mismos, ser mejores comunicadores y ser más adaptables que sus pares menos inteligentes emocionalmente.

Explorar niveles de inteligencia emocional crea un entorno de comprensión que promueve la conciencia de uno mismo entre sus líderes y dará poder a su fuerza laboral para luchar por el éxito.

Las habilidades de trabajo en equipo son otra habilidad de liderazgo esencial que muestran los líderes exitosos. Al hacerles conocer a los líderes cómo se comportan y comunican ellos y los miembros de su equipo, sus fortalezas, limitaciones e incentivos, les da las herramientas para trabajar juntos  y así aumentar el rendimiento.

Invierta en el desarrollo de su gente

A medida que su organización evoluciona, también lo hacen las exigencias sobre su fuerza de trabajo. Invertir en la capacitación y el entrenamiento de su fuerza de trabajo le asegurará que estén bien equipados para manejar tareas y proyectos.

Muchas organizaciones invierten mucho dinero en el entrenamiento de las habilidades duras, pero suelen olvidarse del otro extremo del espectro. Desarrollar habilidades blandas marcaría la diferencia en la capacidad general de su organización. Las personas son su activo más valioso. Una fuerza laboral con conciencia de sí misma, altamente comunicativa y emocionalmente inteligente será mucho más eficaz cuando de promover la organización se trate, interna o externamente. Podría hacer la diferencia en propiciar que su organización gane - o no - un premio o acreditación.

Los programas de capacitación, como la serie de talleres Evolución de Thomas, cubren algunas de las habilidades blandas principales que se relacionan con el éxito y el desempeño. Los cursos sobre comunicación, manejo de conflictos y habilidades de liderazgo muestran una dirección real y clara para ayudar a su fuerza de trabajo a mejorar su desempeño

Comprometa a su fuerza de trabajo

No importa a quién contrate, si su fuerza laboral no está comprometida, automáticamente correrá el riesgo de tener una fuerza de trabajo desmotivada que se esfuerza por cumplir sus objetivos.

Una simple encuesta de compromiso a sus empleados puede ayudarle a identificar las áreas en las que su fuerza de trabajo pueda estar teniendo problemas y le sirva para dirigir los esfuerzos de desarrollo de su fuerza laboral, fomentando el compromiso en las áreas que tendrán el mayor impacto sobre el desempeño de la organización en general.

Compromiso con el éxito* (Engage for Success) mostró que las compañías con altos niveles de compromiso tienen una productividad 18 % más alta que sus contrapartes menos comprometidas. Las personas que disfrutan del trabajo que realizan, de las relaciones que tienen y que se sienten reconocidas por su contribución son mucho más proclives a tener un desempeño al máximo de su capacidad y, por lo tanto, impulsar a la organización hacia adelante.

Desarrollar a su gente le da la oportunidad de modelar el futuro de su organización. Mejorar las habilidades de las personas en áreas críticas podría ayudarle a alcanzar metas en su industria, crear planes de habilidades por sectores y, como consecuencia, producir logros y resultados. No se puede pasar por alto la importancia de una fuerza laboral cualificada y comprometida; es un paso vital en el camino para alcanzar la excelencia.

*http://engageforsuccess.org/wp-content/uploads/2015/09/The-Evidence.pdf