Entrenamiento y orientación

Motivación en el deporteDesarrollo del potencial de desempeño

Existen muchísimos entrenadores apasionados con habilidades técnicas, tácticas y físicas brillantes, y también muchos que carecen del enfoque integral que les haría mantener la delantera en el vertiginoso mundo del deporte. Si cada entrenador logra resultados de una manera apenas diferente, ¿qué hace de alguien un entrenador verdaderamente genial?

Como dijo una vez el entrenador de básquetbol Mike Krysewski, "un error común entre quienes trabajan en deporte es dedicar una cantidad de tiempo desproporcionada a 'x' y 'o' comparado con el tiempo que dedican a conocer a las personas". ¿Cómo asegurarse de que está aprovechando al máximo sus programas de entrenamiento y orientación y que se está enfocando en 'quién' en lugar de 'qué'?

Nuestro trabajo con entrenadores de elite a nivel nacional e internacional ha resaltado algunos temas clave que separan lo mejor del resto.

¿Con quién está trabajando?

¿Qué sabe de la persona detrás del exterior atlético? ¿Cuáles son sus incentivos y preferencias de comunicación? ¿Tienen conciencia del impacto que generan en otros?

En Thomas nos apasiona darle poder al conocimiento de uno mismo y al conocimiento de los demás, y la combinación de ambos es poderosa. Para entender a sus atletas, primero debe entenderse a usted mismo. ¿Por qué se comporta y comunica como lo hace?

La elaboración de perfiles de comportamiento revela las características preferidas de usted y de su atleta, y le ofrece la oportunidad de comprender mejor su influencia sobre otros, y la de sus atletas. Los tests de inteligencia emocional pueden ayudarles a ahondar aún más para descubrir dónde se originan sus comportamientos e incentivos

En lugar de suponer que sus atletas van a adherir a su filosofía, o que su estilo de entrenamiento central funciona para todos, una mayor conciencia de usted mismo y mayor comprensión de los demás le permitirán considerar cómo prefiere comunicarse cada atleta y compararlo con sus propias preferencias, y así crear un entorno abierto y confiable que funcione para todos.

¿Es usted compatible?

¿Por qué no dar un paso más en este sentido y descubrir su compatibilidad con la de sus atletas, otros entrenadores o asesores? ¿Tienen puntos en común? ¿Existen frustraciones potenciales que probablemente podrían surgir?

A través de un análisis comparativo de los comportamientos a la vista dentro de un equipo o relación de entrenamiento, quizás descubra la necesidad de modificar su comportamiento para potenciar al máximo su propio desempeño y el de sus atletas o entrenadores. Esta reflexión podría cambiar el modo en que usted y su atleta se entrenan y, en última instancia, se desempeñan.

¡No se olvide de las devoluciones!

La evaluación —de atletas y entrenadores— es un elemento crítico para un posterior desarrollo y éxito. Cada individuo debe compartir la responsabilidad por su autoperfeccionamiento y poder dar cuenta de las funciones que cumplen. Para que un entrenador deportivo sea verdaderamente eficaz con todas las personas con las que trabaja, debe estar abierto a las devoluciones y dispuesto a ponerse a prueba en su metodología y manejo de los atletas.

Aliente a los atletas a que compartan sus ideas y traten de hallar sus propias soluciones, escuche activamente el mensaje real (emocional) que conllevan sus respuestas y pídales que le den una devolución. Es probable que las mejores ideas (para ellos) estén ocultas en sus mentes, ¡no en la suya!

¡Las devoluciones no deben intimidarlo! Con las herramientas correctas, este análisis puede ser objetivo y no generar confrontación, y siempre debe implicar una retroalimentación. La devolución de 360 grados ofrece una descripción potente y reveladora del desempeño y se puede usar en conversaciones sobre desarrollo con atletas y entrenadores para descubrir áreas potenciales de mejora.

El tema común aquí es la adaptabilidad, la comprensión y la capacidad para adoptar un enfoque integral. Estas competencias, además de las técnicas de entrenamiento tradicionales y las habilidades físicas, hacen en verdad la diferencia entre un buen entrenador y uno excelente.